La continuidad en la relación con la comadrona
382
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-382,cookies-not-set,elision-core-1.0.8,ajax_leftright,page_not_loaded,smooth_scroll,qode-theme-ver-4.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

La continuidad en la relación con la comadrona

"Si te atiende siempre la misma persona, con el tiempo acaba conociendo tu historia, y te va entendiendo cada vez mejor. Pero si cada vez te atiende una persona nueva, cuesta mucho. Te acabas sintiendo incómoda". Layla

Foto: CDC | unsplash.com/@cdc

Un factor que las mujeres migradas valoran mucho en la relación con la comadrona es la continuidad. La relación de confianza con cualquier profesional de salud necesita un tiempo para poder establecerse; durante el embarazo, la continuidad de la relación con la comadrona proporciona una sensación de seguridad a la mujer gestante.

 

Lo atestigua muy bien el testimonio de Mía que, estando embarazada, prefería recorrer a pie el camino hacia el lejano CAP donde trabajaban profesionales de confianza que caminar hacia el CAP cercano donde todavía no conocía a nadie.

"Yo ya vivía en Vallcarca, pero andando me iba hasta el CAP del barrio donde vivía antes. A pesar del calor que hacía, me iba igual ir hasta allí. Me decían ¡Pero cámbiate, que es mejor para tí! - No, es que me gusta como me atienden, de una forma u otra los sentía cercanos." Mía.

Foto: Patricia Prudente

Algunas mujeres se sienten incómodas a causa de cambios repetitivos en la figura de referencia durante los meses de embarazo.

 

"La luz representa a mis hijos, mientras que la oscuridad los que me rodearon y no supieron darme seguridad en ese momento. Era como si cada vez que iba, fuera una primera visita." Martha

Foto: Hush Naidoo

En algnos casos, la dificultad por los cambios repetitivos de comadrona estaba relacionada sobre todo con la barrera lingüística. A pesar de ello, a veces el verdadero obstáculo para una comunicación eficaz entre profesionales y usuarias que provienen de otro país no es la falta de un idioma en común, sino la proyección de una visión estereotipada de las usuarias por parte del personal sanitario.