Videos
296
page-template-default,page,page-id-296,cookies-not-set,elision-core-1.0.8,ajax_leftright,page_not_loaded,smooth_scroll,qode-theme-ver-4.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Videos

El sistema sanitario catalán se enmarca en la biomedicina propia de las sociedades occidentales, que tiende a invisibilizar y/o negar otras prácticas, conocimientos, saberes corporales y de curación propias de otras culturas no occidentales. Debido a esta medicalización y el control que el sistema médico ejerce sobre el cuerpo de las mujeres, hemos observado que muchas de ellas no se sienten protagonistas de su proceso vital de embarazo y parto.

Qué necesitan los y las profesionales de la salud para prestar una atención de calidad a mujeres provenientes otras culturas? El segundo vídeo de la serie RAISA trata sobre las carencias de información en competencias interculturales entre profesionales sanitarios.

Superar la mirada eurocéntrica en la atención sanitaria e intentar entender otras culturas y costumbres, un paso básico para dar una atención de calidad para las mujeres migrantes.

La mediación intercultural es una figura muy importante a la sanidad pública: contribuye a la cohesión social y a la calidad en la atención. Sin embargo, no es obligatoria.

La empatía es clave en el trabajo con mujeres que están viviendo el proceso de embarazo y parto, por ser un momento de especial vulnerabilidad. Sin embargo, la empatía no responde únicamente a una cuestión individual, sino también a nuestras construcciones sociales y morales atravesadas por las relaciones de poder imperantes en nuestras sociedades, que subordinan a las personas “no blancas”.

Cuando los centros sanitarios no disponen de mediadoras culturales son los maridos e hijos menores quienes hacen de intérpretes de sus madres, debiendo preguntarles temas relacionados con la regla, relaciones sexuales y similares, un hecho que incomoda a todas las partes involucradas y que vulnera un derecho básico como es de las mujeres a la intimidad.